jueves, 27 de mayo de 2010

Carlos, como empezate tú, y cómo evolucionaste?

Yo comencé, como muchos, con una cámara de plástico, era negra con celeste, tenía una palanquita al costado del lente, también de plástico, era prácticamente un juguete, pero tomaba fotos; esto fué alrededor del año 1965, un año antes de mi primer terremoto; utilizaba rollos 120, esos de negativo grande, la película tenía un respaldo de papel, y yo veía el número de toma a través de una ventanita redonda de plástico rojo, la marca era Diana.

Así era mi camara marca Diana

Bueno, en épocas casi antidiluvianas (creo que en 1968), mi padre me regaló una cámara Kodak Instamatic 50 por navidad, una que poniéndole un cartucho y activando tres veces la palanca de arrastre de la película, estaba lista para tus tomas. También tenía una palanquita para "Sol" y "Nublado" y eso era todo.

Kodak Instamatic 50
(mi primera cámara seria)

Bueno, mi entusiasmo inicial casi desbanca el presupuesto familiar, por el costo del revelado (y la cantidad de fotos "inútiles" que yo tomaba), al punto que mi padre me limitó a un rollo/cartucho de 12 fotos al mes.

Luego, ya un poco más grande (1974), me compré, con mis propinas, en "La Casa Hindú" del Jirón de la Unión, una cámara Halina Paulette Electric de origen chino, ésta tenía funciones manuales, zapata para flash, fotómetro incorporado y usaba rollo de 35 mm, como las cámaras grandes que yo admiraba tanto, incluso le llegué a conseguir un trípode y un cable disparador remoto.

Halina Paulette Electric
(foto sacada de Camerapedia)

Aprendí mucho, llegué a revelar mis negativos en un tanquecito de acero inoxidable con interior negro y unos químicos un tanto olorosos.

Compré algunos libros, unos en Librerías Época, otros e Librerías La Familia, y otros en los ambulantes de La Colmena; me acuerdo particularmente de uno muy bueno, que se llamaba: "Toda la Fotografía en un Sólo Libro".

A raíz de esto comencé a experimentar con filtros para fotos blanco y negro (primero con celofán de colores) y el asunto de la fotografìa arraigó más aún en mí... era el momento de incursionar en el revelado, ampliación, e impresión de mis propias fotografías...

Te volviste loco!!!!??? dijo mi padre cuando le propuse que el baño de la casa sea mi cuarto oscuro de vez en cuando, hasta tenía un amigo extranjero, a cuyo padre lo iban a transferir a Estados Unidos y me iba a casi regalar una ampliadora Durst y algo de equipo (bandejas, reloj y otros accesorios).

Me quedé muy frustrado en cuanto a mis avances truncos en revelado y técnicas de cuarto oscuro. Varios años más adelante (alrededor de 1983) mi padre se compró un Canon T70 (que tal cámara!), con un par de lentes y fué el nuevo juguete, aprendí mucho con esa cámara, aunque por dejar de utilizarla por un tiempo, las pilas se sulfataron y los lentes de honguearon; al llevarla a reparar, por desconocimiento, se la dí a un fulano que la dejó prácticamente inservible (a veces se aprende de la peor manera)

Canon T70
(mi primer contacto con una "cámara de verdad")

Muchos años después, en 1996, me compré una cámara Olympus Camedia de 1.3 megapíxeles en el duty free de Bogotá; eran los inicios de las cámaras digitales, ésta costó como $ 350.00, y las más caras llegaban a los 2.0 megapíxeles, hoy, esas cámaras nos parecen de juguete.

Olympus Camedia 100
(mi primera cámara digital)

Dejé la fotografía por un tiempo, hasta que a finales del 2006 me compré una Canon Powershot 710 IS en una oferta de Ripley, ésta tenìa funciones manuales, pero mis expectativas la sobrepasaron en dos meses; así que se la vendí a una amiga de mi esposa y me compré una Lumix FZ8 en Hiraoka en el 2007, con mejor lente y mejores funciones (mejor precio también).

Canon Powershot 710 IS
(cumplió su cometido de reengancharme en la fotografía)


Panasonic Lumix FZ8
(recordé y reaprendí mucho de lo que hoy sé de fotografía)

Luego, durante un curso de capacitaciòn en Safford - Arizona - USA en el 2008, decidí dar el salto a una reflex (cámara de lentes intercambiables), y luego de mucho leer, evaluar características y ver mi realidad económica, opté por un Kit Olympus E-510 con dos lentes... y desde entonces la evoluciòn no ha cesado.

Olympus E 510 con dos lentes de kit
(mi primera reflex digital)

Esta cámara fué mi primera DSRL, y venía con dos lentes bastante buenos para ser de kit, una excelente cámara 'Entry Level", mejor que muchas de más renombre; según pude comparar luego con las cámaras de algunos amigos.

Actualización (05 de setiembre del 2010)

Este año mi querida cámara Olympus E 510, fué vendida, pero por suerte a una joven amiga muy querida a quien conozco desde sus siete años, hoy es ya una mujer y estudia periodismo; creo que no ha podido caer en mejores manos (la cámara). Espero que le sirva y que le proporcione los mismos buenos momentos que me regaló a mi.

Tuve la oportunidad de comprar unmodelo superior de la misma marca (Olympus), ya que había comprado un par de lentes de categoría "profesional"en EBAY.

Esta es la Olympus E 30, con un mejor sensor, 12 megapíxeles en lugar de 10, mejores funciones, mejor calidad de fotos, pantalla de ángulo variable, y muchas otras características adicionales y muy deseables.

Vista frontal de la Olympus E 30

Vista lateral de la Olympus E 30

Vista posterior de la Olympus E 30

Realmente es una cámara notable, una lástima que Olympus no tenga una mejor presencia en el Perú, que el mercado es de Canon y Nikon, es una realidad, y no es por gusto, son excelentes productos, pero más de uno se llevaría una gran sorpresa si probara una Olympus E 30, o el modelo "Pro", la Olympus E3, con un lente 12 -60 como el mío.

Veremos que nos trae Photokina (la feria más grande de fotografía), a mediados de setiembre (ya falta poco).

2 comentarios:

  1. Que linda experiencia. A mí me paso algo similar, me gustaba mucho la fotografía desde pequeño porque vi a mi padre trabajando en un cuarto oscuro de la imprenta en la que trabajaba -creo que desde ahí me nació la curiosidad-. Mi familia no tenía una cámara y menos el presupuesto para revelar las fotos.

    Siempre que tenía una cámara en las manos me emocionaba y tomaba muchas fotos. Aun no tenía cámara.

    En noviembre del 2007 caminando por la calle encontré un afiche que ponía: "taller de fotografía básica", corrí al trabajo de mi padre y le rogué por horas para que me permita tomar el taller –que me ayude con el dinero para pagarlo– al final accedió. Pasando el taller mi curiosidad y mi amor por la fotografía crecía. En este periodo aun no tenía una cámara.

    En enero del 2008 llegaba a su fin el taller y el trabajo final era un portafolio fotográfico. Una vez más mi padre corrió a mi ayuda, un sábado me llevo al mercado “La cancha” y por fin tuve mi primera cámara, bueno la cámara familiar; Una Panasonic DMC-LS70 de nombre Lucy le tengo mucho cariño.

    En febrero de 2010 por una serie de factores que no acabo de entender y la buena onda de un amigo y mi padre llegó mi nueva compañera una Canon 500D de nombre Mayara. Ahora voy aprendiendo.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito leer como te iniciaste en la fotografía. Saludos Carlos!

    ResponderEliminar